Pan de calabacín y zanahoria

By Carmen / 10 Sep 2017

Este pan está delicioso sobre todo tostado. Es crujiente por fuera y tierno por dentro. Con estas cantidades os saldrán dos panes de molde. Utilizad moldes de unos 20 centímetros de largo.


COMENSALES: 10
DIFICULTAD:
TIEMPO DE ELABORACIÓN: 35 minutos + fermentación
Vegano, Verduras, Desayunos, Pan de molde, Vegetariano, Sin lactosa
Comparte la receta:
Enviar por correoComparte en FacebookTwitea en TwitterComparte en Google+Pin en Pinterest

INGREDIENTES

500 gr de calabacines con los extremos cortados

1 ½ cucharadas de sal

200 gr de zanahorias peladas y ralladas

350 gr de harina de fuerza blanca ecológica

350 gr de harina integral ecológica

15 gr de levadura fresca de panadero o 7 gr de seca

350 ml de agua tibia

ELABORACIÓN

1. Ralla los calabacines sobre un colador. Espolvoréalos con 1 cucharada de sal y mezcla bien. Pon el colador sobre un cuenco y deja reposar unos 15 minutos. Después escurre bien para retirar el exceso de agua y evitar que la masa quede aguada.

2. Mezcla las zanahorias ralladas con las harinas y el resto de sal. Luego incorpora los calabacines rallados removiendo bien.

3. Desmenuza la levadura sobre un cuenco pequeño. Agrega la mitad de agua y mezcla hasta que se haya disuelto. Echa sobre la mezcla de harinas y empieza a amasar los ingredientes, añadiendo el agua restante suficiente hasta obtener una masa ligeramente blanda e irregular. Vuelca sobre la superficie de trabajo enharinada y amásala a fondo 5 minutos hasta que esté muy flexible.

4. Pon la masa de nuevo en el cuenco. Cúbrela con una bolsa de plástico y déjala levar en un lugar cálido 1 y ½ horas aproximadamente. Si hace bastante calor en 1 hora habrá levado. Ha de doblar su volumen.

5. Vuelca la masa sobre la superficie de trabajo enharinada y aplástala para deshincharla. Divide la masa en 2 partes iguales y forma con cada una de ellas un cilindro con el que llenar los moldes. Introduce estos en una bolsa de plástico grande, ínflala, ciérrala y deja levar aproximadamente 1 hora o hasta que haya doblado su tamaño.

6. Mientras precalienta el horno a 220ºC. Hornea en el horno precalentado, entorno a unos 35 minutos o hasta que estén ligeramente dorados y al golpear su base con los nudillos suenen a hueco.

7. Déjalos enfriar sobre una rejilla metálica.

8. Una vez frío, puedes cortarlo en rebanadas e introducir en una bolsa hermética el pan que no vayas a consumir. Congélalo para disfrutarlo cuando quieras.

Centro de preferencias de privacidad

Necessary

Advertising

Analytics

Other