Molletes de antequera

By Carmen / 10 Sep 2017

Los molletes son los panecillos perfectos para empezar el día con fuerza. Ligeramente tostados, con tomate y jamón son deliciosos y también mis preferidos. Aunque admiten multitud de rellenos.


COMENSALES: 9
DIFICULTAD:
TIEMPO DE ELABORACIÓN: 30 minutos + fermentacion
Panes varios
Comparte la receta:
Enviar por correoComparte en FacebookTwitea en TwitterComparte en Google+Pin en Pinterest

INGREDIENTES

500 g de harina normal

250 ml agua a temperatura ambiente

50 ml de leche a temperatura ambiente

20 ml de aceite de oliva virgen

10 g de sal

5 g de levadura fresca

ELABORACIÓN

1. Si tenemos panificadora o amasadora ponemos los ingredientes en la cubeta, primero los líquidos y luego los solido. Amasamos 15-20 minutos. Sacamos la masa a un bol y la dejamos descasar hasta que doble su volumen tapada con un paño limpio.

2. Una vez ha levado divide la masa en piezas de 100 g y da forma de bola a cada pieza. Deja descansar la masa durante 10 minutos.

3. A continuación da forma redonda o ligeramente alargada a cada bola de masa, aplasta con la mano o con ayuda del rodillo si los quieres un poco alargados. Deja fermentar otros 45 minutos bien enharinados y tapados con un paño.

4. Precalienta el horno a 210º calor arriba y abajo. Introduce los panecillos y baja la temperatura a 190º. Hornea 10 minutos a esta temperatura solo con calor en la parte de abajo. Después hornea otros 2-3 minutos con calor arriba y abajo. Si los quieres un poco mas dorados déjalos un par de minutos más.

1. Estos panes los puedes hacer también a mano, pon todos los ingredientes en un bol y mezcla. Después amasa hasta unos 10 minutos y deja reposar la masa tapada hasta que doble su tamaño.

2. A partir de aquí el procedimiento es el mismo que te explico arriba. Divide la masa en porciones de 100 g y continua los pasos explicados anteriormente.

Consejo: Estos panes son perfectos para congelar, yo suelo hacer el doble de cantidad que aquí te indico, 1 kilo de harina. Puedes hacer la masa un viernes por la noche y dejarla en la nevera fermentando. Esto es lo que se conoce como fermentación lenta y hace que el pan este mucho más rico. Por la mañana sacas la masa y haces los panes. Una vez horneados, los dejas enfriar y congelas.

Centro de preferencias de privacidad

Necessary

Advertising

Analytics

Other